La vuelta del servicio Swan de la red 2M no afectaría negativamente a la media de utilización de los buques, pero sí podría impedir que aumenten las tasas de carga.

Portacontenedores Nordcheetah de Boluda

Anticiparse a las necesidades de los cargadores es una tarea muy complicada, sobre todo teniendo en cuenta las variaciones en el volumen de ciertos productos.

En los periodos de menor demanda en el transporte marítimo, la cancelación de escalas siempre ha ayudado a las navieras a mejorar sus niveles de utilización, pero este sistema no resulta tan efectivo en lo que a elevar las tasas se refiere.

Hace unas semanas, la alianza 2M decidió suspender su servicio AE2 o Swan entre Asia y el norte de Europa, pero tras este parón, a principios de diciembre volverá a estar operativo, según recoge la consultora Drewry.

Se trata de un momento clave en este mercado, ya que muchos contratos se están negociando ya de cara a principios de 2019 y una caída de las tasas podría debilitar el poder de las navieras y dificultar las posibles mejoras para los próximos meses.

La reducción de los precios podría haber llevado a Maersk y MSC a resucitar la conexión AE2, pero también es bastante probable que se hayan dado cuenta de que el mercado ya estará en disposición de absorber una nueva inyección de capacidad para final de año.

Anticiparse a las necesidades de los cargadores es una tarea muy complicada, sobre todo teniendo en cuenta las variaciones en el volumen de ciertos productos. La dificultad reside principalmente en poder gestionar los picos de demanda en una determinada ruta, proporcionando la suficiente capacidad cuando es preciso y evitando los problemas de sobrecapacidad en temporada baja.

escalas-canceladas

Si bien los volúmenes pueden ser irregulares a lo largo del año, esta temporalidad puede ser relativamente predecible, lo que ha permitido a las navieras gestionar la cancelación de escalas cuando se espera una demanda más reducida, especialmente tras las vacaciones chinas.

Añadir un servicio en el mes de diciembre podría elevar la capacidad en unos 150.000 TEUs de media respecto al mes anterior, lo que tendría consecuencias en las negociaciones de los contratos.

Asumiendo que se mantenga esta tendencia, la vuelta del servicio de la red 2M no afectaría negativamente a la media de utilización de los buques, pero sí podría impedir que aumenten las tasas de carga.

Si la demanda no avanza al ritmo esperado, las navieras que operan entre Asia y el norte de Europa buscarán la forma de reducir la brecha entre la oferta y la demanda con la cancelación de escalas, como siempre han hecho. Sin embargo, todo apunta a que este año el éxito de la técnica será cuestionable.

De momento, la consultora ha contabilizado un total de 62 viajes cancelados en esta ruta. Aunque dada la volatilidad de las tasas ‘spot‘ durante gran parte del año, podría pensarse que es inútil esta previsión, solamente es una muestra de que las navieras se han quedado cortas y deberían haber retirado más viajes.

El éxito de esta técnica dependerá en gran parte de la demanda de los próximos meses y de lo lejos que lleguen los operadores en cuanto a la cancelación de escalas. La historia indica que no se arriesgarán demasiado por miedo a que se reduzca la utilización de sus carísimos ULCVs, en cuyo caso es probable que las tasas continúen bajo presión.



Source link