Astic no comprende que se sancione a los transportistas “si no existen suficientes alternativas adecuadas” al descanso en cabina y pide flexibilidad en los tiempos de conducción y descanso.

El tiempo apremia y empresas que mueven grandes volúmenes de mercancías, la mayor parte de ellas para la exportación, y de las que dependen un nutrido número de familias no pueden esperar de brazos cruzados durante otros cinco meses a que el verano traiga la solución al tremendo problema que ha causado la prohibición del descanso semanal de 45 horas o más en cabina por vía judicial.

Ante esta situación, desde Astic se critica la inseguridad jurídica resultante en este caso, ya que, como explica Ramón Valdivia, director general de Astic, “el documento original no detalla la prohibición expresa ni los límites de la misma” y reclama soluciones alternativas a la cabina ante la inexistencia de infraestructuras suficientes y adecuadas donde poder realizar el descanso semanal con seguridad y confort en ningún país de Europa.

Valdivia recalca la paradoja de que se sancione una acción o conducta que no está prohibida expresamente y tipificada en la norma, algo realmente peculiar en un ordenamiento jurídico tan complejo y legalista como el de la Unión Europea, e insiste en que no sabemos qué es lo que concretamente está prohibido hacer durante esos periodos de tiempo como tampoco se sabe quién soportará la denominada ‘carga de la prueba’ cuando los agentes denuncien las posibles infracciones”.

Al tiempo, la asociación de transporte internacional reclama inversiones en infraestructuras “suficientes y adecuadas” para que los conductores puedan realizar el descanso de los transportistas con sus vehículos y sus cargas ya que, como explica su director general, “no parece muy justo sancionar a un transportista que está realizando el descanso en su cabina si no existen suficientes alternativas adecuadas, seguras y con capacidad suficiente para acoger tanto a conductores, como a vehículos”.

Flexibilizar el regreso a casa de los conductores

La asociación resalta que este tipo de “soluciones de papel”, en referencia a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, “entorpecen gravemente el desarrollo real del transporte internacional por carretera y favorecen la aparición de nuevos “experimentos locales” que solo persiguen el proteccionismo y la fragmentación del mercado único”.

Ante esta situación, la asociación de transporte internacional pide que se flexibilicen los tiempos de conducción y descanso para que facilitar el regreso a sus bases de los conductores con una propuesta centrada en mejorar la conciliación de la vida laboral y personal de los chóferes de internacional.

El plan de Astic se centra “en flexibilizar el actual límite “rígido” de 6 periodos de 24 horas entre descansos hasta un máximo posible de 9 períodos – sin que ello suponga aumentar las horas máximas de conducción semanales ni reducir los tiempos totales de descanso-“.



Source link