El acceso a las ciudades lleva camino de estar sujeto a una fuerte regulación en función de las emisiones de los vehículos.

Los diferentes planes municipales para ordenar el tráfico en el centro de las ciudades y, muy especialmente, los relativos al control de acceso de vehículos en función de sus emisiones, aspecto que afecta directamente al transporte de distribución de mercancías, avanzan de forma inexorable ante los crecientes interrogantes de los transportistas, que reclaman un marco jurídico estable a la hora de afrontar fuertes inversiones relacionadas con la renovación de sus vehículos.

En este marco se celebró el pasado 14 de marzo en Madrid la novena edición del Congreso de Distribución Urbana organizado por Aecoc, concebido como un punto de encuentro para optimizar la distribución en el canal Horeca y analizar el impacto en el sector de la preocupación por la sostenibilidad en las ciudades. No faltó una mesa de debate sobre “Calidad del aire y distribución urbana” en la que Juan Azkárate, subdirector de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, confesó que “tenemos que incorporar el concepto de calle como lugar de trabajo en nuestros planes”, no sin reconocer al mismo tiempo que “la Administración no conoce bien el sector de la logística”.

Azkárate avanzó que en el plazo de un mes la nueva Ordenanza de Movilidad en la capital de España estará en información pública y concretó el dato de que un 20% de las emisiones de NOx es achacable a la distribución urbana realizada con furgonetas y camiones.

Así las cosas, tras la aprobación del plan en marcha ya desde este año los vehículos sin etiqueta ambiental sólo podrán distribuir en horario estándar, y no podrán acceder a partir de 2023, prohibición que afectará en 2025 a los vehículos con etiqueta B, mientras que desde ese año los vehículos con etiqueta C podrán acceder en horario estándar y será entonces cuando únicamente los vehículos con etiquetas Cero o Eco podrán distribuir en horario extendido de reparto. A partir de este mismo año será obligatorio en Madrid el registro para los vehículos de distribución urbana de mercancías.

Marc Iglesias, responsable de proyectos de Movilidad Sostenible de la Autoridad Metropolitana de Barcelona, apuntó que los vehículos comerciales son responsables en esta zona del 40% de las emisiones contaminantes, y que los niveles registrados en este área superan los máximos permitidos por la ley. “Si quitamos de la circulación los camiones y furgonetas sin etiqueta, que suponen el 10% de parque, reducimos el 20% de las emisiones”, avanzó.





Source link