Uno de los factores que ha contribuido a agilizar la situación, ha sido el número de buques que han sido enviados al desguace.

Portacontenedores Nordcheetah de Boluda

Desde marzo hasta finales de junio de 2017, unos 133 buques han vuelto al servicio.

La flota inactiva de portacontenedores, que integra a los que no se han utilizado durante al menos 14 días, ha comenzado a reducirse. Una señal de que la industria marítima se está recuperando. Son buenas noticias para las navieras, que han visto cómo descendía desde los 1,7 millones de TEUs en noviembre de 2016 a menos de 500.000 TEUs en junio de 2017, tal y como recoge el último informe de la consultora Drewry.

Existen numerosas razones para esta caída repentina. En primer lugar, una gran proporción de unidades de Hanjin Shipping que se vieron paralizadas casi de la noche a la mañana debido a la bancarrota del operador, han sido enviadas al desguace o puestas en circulación por otros propietarios y navieras.

La quiebra dejó unos 100 buques, propios y alquilados, sin ninguna utilidad, sumando unos 600.000 TEUs a la flota inactiva, que llegó a un nivel récord en cuanto a la capacidad, aunque en términos de embarcaciones totales, en 2009 se alcanzó una cifra más elevada.

A principios de junio de 2017, solamente 13 de los buques de Hanjin no habían vuelto a la actividad, lo que supone unos 100.000 TEUs, pero en el tiempo que ha tardado Drewry en elaborar el informe, cinco ya están en servicio, ya que Maersk Line ha incorporado a su flota el SM Norfolk, SM New York, Athos y Adamastos, mientras que MSC se ha quedado con el SM Savannah.

Buques enviados al desguace

Otro factor que ha contribuido a agilizar la situación ha sido el número de buques que han sido enviados al desguace. Desde diciembre de 2016 hasta mediados de marzo de 2017, la consultora ha contabilizado 23 unidades con capacidad para 76.000 TEUs, que se encontraban inactivas.

El nivel de desguace se ha ralentizado a medida que la demanda se ha reavivado para los buques que antes sobraban, reduciéndose al menos temporalmente la cantidad al incorporar las navieras algunas unidades a sus flotas para iniciar los servicios de las alianzas. Esto también ha supuesto un descenso en los precios de desguace.

Desde marzo hasta finales de junio, unos 133 buques inutilizados han vuelto al servicio, 74 de ellos en las rutas Este-Oeste, principalmente en el Transpacífico. Otros 30 se han incorporado a líneas secundarias Este-Oeste, como las existentes entre Asia y La India o en Oriente Medio.

flota-de-portancontenedores-inactiva

Solamente 18 están operando en las conexiones Norte-Sur, pero MSC ha elegido los más grandes, incluyendo dos con capacidad para 9.400 TEUs que están operando en la costa este de Sudamérica.

En general, los operadores están mostrando una clara preferencia por los buques más jóvenes y de mayor tamaño, lo que de nuevo ha contribuido a reducir la flota inactiva. Hasta junio, solamente había 12 buques de 8.000 TEUs o más que no se estuvieran utilizando, de los cuales los cinco previamente mencionados ya están en servicio.

Los buques menos buscados suelen ser los más pequeños, llegando a 152 unidades de las 178 por debajo de los 5.000 TEUs que permanecen inactivas. Las perspectivas son muy desalentadoras, ya que la mayoría permanecerán inactivos o serán enviados al desguace.

Cambios temporales en la demanda

No obstante, es importante recordar que la bancarrota de Hanjin o la reestructuración de las navieras con motivo de las alianzas han contribuido a sesgar los resultados de esta recuperación, que ha sido posible por cambios temporales en la demanda para poder completar las flotas, que no van a durar.

Muchos de los buques anteriormente inactivos en algún momento volverán a formar parte del grupo de los no deseados, mientras la ralentización en el nivel de desguace implica que más buques seguirán formando parte de la flota inactiva.

Desde la consultora, confían en que se mantenga en el 2% o 3% del total de portacontenedores a lo largo del verano, antes de incrementarse ligeramente durante la temporada baja en los últimos meses del año.

Probablemente, se mantendrá en un término medio durante el resto del año una vez queden inactivos los buques que se han utilizado para realizar ajustes temporales, lo que se compensará con los que serán desguazados. Esto indica que la industria del transporte de contenedores está cerca de la recuperación, pero actualmente resulta inviable dar salida a tantos activos.



Source link