La naviera ha tomado la firme decisión de no volver a situar mercancías peligrosas cerca de las bodegas o los motores principales, la zona con menor tolerancia al riesgo.

incendio-en-el-buque-maersk-honam

En marzo de 2018, la naviera danesa sufrió un grave accidente en el que fallecieron cinco personas.

Tras una revisión a fondo de las prácticas y políticas de seguridad actuales en el transporte de mercancías peligrosas, Maersk acaba de completar la implementación de sus nuevas guías para mejorar la seguridad en su flota de portacontenedores.

La naviera danesa, que en marzo de 2018 sufrió un grave accidente en el buque Honam en el que fallecieron cinco personas, ha repasado los más de 3.000 materiales peligrosos establecidos por Naciones Unidas para mejorar sus procedimientos a bordo y desarrollar un listado de posibles riesgos en el almacenamiento y transporte.

En aquel momento, toda la carga a bordo fue colocada y almacenada siguiendo el Código Internacional de Mercancías Peligrosas, pero al originarse un fuego en la bodega frente a una zona donde se encontraban numerosos contenedores de este tipo, las consecuencias fueron devastadoras.

Si bien no ha podido demostrarse que las mercancías peligrosas tuvieran nada que ver con el inicio del fuego, esto demuestra para el operador que es necesario revisar las regulaciones internacionales para mejorar la protección de la tripulación, la carga, el medio ambiente y los buques.

Nuevas normas

Maersk aún se encuentra investigando las causas, pero ha tomado la firme decisión de no volver a situar mercancías peligrosas cerca de las bodegas o los motores principales, la zona con menor tolerancia al riesgo. De forma similar, la tolerancia es escasa bajo la cubierta y en el medio del buque, mientras que es mayor en la parte de la popa y la proa, sobre la cubierta.

Por otro lado, la naviera ha definido ya qué cantidad de unidades pueden situarse en cada zona de riesgo. Tras presentar sus investigaciones a la Autoridad Marítima Danesa, quiere compartir sus experiencias con otros actores de la industria para mejorar la seguridad marítima.

En los próximos meses, llevará a cabo una revisión de sus nuevas prácticas con la Cámara Americana del Transporte Marítimo, Lloyd’s Register, el Grupo Internacional de los Clubes de Protección e Indemnización, y la Oficina Nacional de Carga, entre otros. Una vez finalice, se publicará la lista, que será presentada a la Organización Marítima Internacional.



Source link