Mientras entra en vigor la obligatoriedad de colocar el distintivo medioambiental de la DGT para circular por Madrid, sigue la pugna por encontrar un calendario realista que permita renovar la flota de transporte y distribución que trabaja en la ciudad.

La demanda de furgonetas ha aumentado un 16% en febrero y un 108,6% en lo que va de año.

No llevar la pegatina en los vehículos obligados a tenerla puede suponer multas de hasta 100 euros.

Pese a que la Dirección General de Tráfico tiene establecido que el uso de los distintivos que clasifican a los vehículos en función de sus emisiones contaminantes será voluntario, el Ayuntamiento de Madrid, sin embargo, exige desde hoy mismo su colocación obligatoria en todos aquellos vehículos que cuenten con ella, es decir, aquellos diésel matriculados posteriormente a 2006 y los de gasolina registrados después del año 2000.

El consistorio de la capital ha previsto en las ordenanzas de movilidad de la capital multas de hasta 100 euros para aquellos vehículos que no lleven la pegatina en el ángulo inferior derecho del parabrisas, que es el lugar preceptivo para su ubicación, aunque la DGT ha previsto un uso de estos distintivos para discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente y ser un  instrumento eficaz al servicio de las políticas municipales, tanto restrictivas de tráfico en episodios de alta contaminación, como de promoción de nuevas tecnologías a través de beneficios fiscales o relativos a la movilidad y el medio ambiente.

Madrid Central y la renovación del parque de vehículos ligeros

Mientras tanto, se suceden los movimientos para intentar encontrar una solución que permita a las empresas de distribución y transporte renovar su flota para adaptarla a las exigencias medioambientales que rigen en Madrid Central con realismo.

En este mismo sentido, mientras los representantes municipales insisten en la necesidad de renovar el parque de vehículos comerciales para sacar de las calles a las unidades de mayor antigüedad, UNO agradece al Ayuntamiento su disposición a escuchar y las asociaciones regionales madrileñas del transporte piden un compromiso real al gobierno municipal para negociar.



Source link