Renfe afronta en 2019 la puesta en marcha de su Plan Estratégico para convertirse en un referente a nivel internacional, mientrasse adapta junto al Administrador de Infraestructuras a los cambios que supondrá para el sector la liberalización del transporte de viajeros.

La creciente tendencia hacia la sostenibilidad en el transporte de mercancías pasa inevitablemente por un aumento de la cuota modal del ferrocarril, con un porcentaje ínfimo en comparación con la carretera. Los esfuerzos a nivel nacional y europeo por impulsar su utilización son más que evidentes, como demuestran los presupuestos destinados a los diferentes proyectos de este tipo, como la red TEN-T.

En España, Renfe ha iniciado 2019 con el lanzamiento de su nuevo Plan Estratégico para convertirse en un operador logístico internacional de referencia, lo que requerirá la formación de alianzas con otros operadores en el exterior.

Con su nuevo planteamiento, el grupo logrará prepararse para asumir un aumento de la competencia en los próximos años, dado que en 2020 llegará por fin la esperada liberalización ferroviaria, en este caso para el transporte de viajeros.

Tanto Adif como Adif Alta Velocidad ya están preparados para asumir los retos que se derivan de este proceso, que permitirá la entrada de nuevos operadores en el mercado y supondrá el desarrollo de nuevos modelos de negocio.

Además, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias afrontará en el nuevo curso la remodelación de la estación madrileña de mercancías de Vicálvaro, que se convertirá en un ‘hub’ de referencia a nivel europeo sobre el que pivotará toda la red ibérica.

En 2019 se prevé un nuevo impulso para el Corredor Mediterráneo y Atlántico, cuyas ventajas tratarán de aprovechar al máximo todas las regiones afectadas.

Por otro lado, en 2019 se prevé un nuevo impulso para el Corredor Mediterráneo y Atlántico, cuyas ventajas tratarán de aprovechar al máximo todas las regiones afectadas, mientras otras, como Cantabria, seguirán tratando de demostrar los beneficios que tendría la extensión de estas infraestructuras, que permitirían satisfacer las necesidades de internacionalización de múltiples empresas, que de otro modo quedarían más aisladas que sus competidoras.

Mientras, las Autoridades Portuarias continuarán avanzando para poder garantizar el transporte ferroviario de las mercancías desde sus instalaciones o mejorar las líneas existentes, aunque el puerto de Algeciras, que es el primero en movimiento de mercancías de todo el país, seguirá sin contar en 2019 con una conexión competitiva y de garantías, a pesar de haberse restablecido el servicio ferroviario con la entrada en servicio del nuevo viaducto sobre el arroyo de las Tinajas.

A lo largo del presente ejercicio, el sector seguirá asistiendo a numerosas licitaciones de enlaces ferroviarios en los recintos portuarios, algo que permitirá captar nuevos tráficos y sacar camiones de la carretera, lo cual es especialmente importante en zonas con un elevado tráfico viario.

Respecto a las grandes plataformas logísticas y terminales intermodales, el ferrocarril contribuirá a conectarlas con los centros de producción, atrayendo a su vez nuevas inversiones.

Es el caso de la Plataforma Logística de Badajoz, que contará próximamente con una terminal ferroviaria, o el nuevo proyecto Puerta Centro, en Guadalajara, con una conexión directa al ferrocarril Madrid-Zaragoza-Barcelona.

Por su parte, la terminal intermodal de Júndiz, en Vitoria, se convertirá en la primera de España conectada al Corredor Atlántico que permitirá atender trenes de 750 metros en ancho ibérico.

cuadro-final-noticias-para-enlace-al-especial



Source link